¿Cómo perciben los perros las emociones humanas?

Sieger

Durante años, las personas con problemas de salud mental y emocional han recurrido a los perros como fuente de consuelo y apoyo. Los ojos cariñosos de tu perro y su compañía constante pueden mejorar el estado de ánimo cualquier día, pero los expertos creen que los perros también pueden detectar la depresión y la ansiedad en las personas.

De hecho, los primeros casos de perros como compañeros de «terapia» se remontan a finales del siglo XIX, aunque hubo que esperar hasta la década de 1960 para que la idea de los animales de terapia se popularizara.

Cuando tu perro detecta emociones dolorosas o no deseadas, suele responder en consecuencia, por ejemplo, dándote caricias tranquilizadoras y permaneciendo a tu lado.

Sin embargo, aunque los perros sepan más de lo que pensás sobre tu estado emocional, no pueden diagnosticar ni tratar enfermedades mentales. El consuelo de tu querido cachorro no es lo mismo que recibir tratamiento profesional. Por lo tanto, si tenés síntomas de ansiedad o depresión, lo mejor es que te pongas en contacto con un terapeuta para que te haga una evaluación formal.

¿Cómo perciben las emociones los perros?

Es innegable que los perros pueden reflejar e imitar muchos comportamientos humanos, como mover la cola cuando sus humanos muestran signos de felicidad. Cada vez hay más pruebas de que los perros también pueden captar emociones específicas, por lo que también pueden ser capaces de sentir la depresión, la ansiedad y otros síntomas de salud mental.

Los perros pueden ponerse tristes cuando vos estás triste

Los perros parecen tener la capacidad de empatizar con los humanos. Por un lado, los perros experimentan lo que se conoce como contagio emocional, por lo que es posible que los veas bostezar justo después de que lo hagas. También tienen niveles más altos de cortisol, la hormona del estrés, cuando oyen llorar a un niño.

Los cambios emocionales hacen que los perros actúen de forma diferente

Los expertos también han descubierto que las acciones de un perro pueden cambiar en respuesta a las emociones humanas. En un experimento, los investigadores separaron a los perros de sus padres con una puerta. A continuación, las personas fingieron llorar o tararearon una melodía. Los perros reaccionaron más rápidamente para intentar llegar al lado de la persona cuando oían llorar que cuando tarareaban.

Los perros captan las expresiones faciales y los cambios de voz

Puede que tu perro entienda más de tus expresiones faciales de lo que pensás. En un estudio, los investigadores mostraron a los perros fotos de la mitad superior o inferior de una cara humana. Comprobaron que los perros parecían reconocer distintas expresiones positivas o negativas, probablemente debido a sus recuerdos de rostros humanos.

Por otra parte, los investigadores que estudiaron las reacciones de los perros a las expresiones faciales y las vocalizaciones que las acompañaban descubrieron que los perros reaccionan con más fuerza cuando la expresión y el sonido coinciden (por ejemplo, una persona sonriendo acompañada del sonido de una carcajada).

Los perros pueden oler el estrés

Los perros tienen un olfato increíble, tan bueno que podría permitirles oler el estrés. En un estudio, los científicos tomaron muestras de aliento y sudor de 36 humanos estresados y se las presentaron a perros junto con muestras de control «en blanco». Los perros pudieron distinguir las muestras estresadas con una precisión media del 93,7 %.

¿Saben los perros si tenés depresión o ansiedad?

Los perros pueden detectar la depresión y la ansiedad por medio de las señales faciales y vocales. También pueden aparecer rápidamente a tu lado para consolarte si estás llorando o alterado.

Pero, de nuevo, aunque la reacción de tu perro pueda reconfortarte mucho, no es un diagnóstico garantizado de ningún problema de salud mental. La depresión y la ansiedad implican un amplio espectro de síntomas y los perros no los detectan todos.

Si pensás que podés padecer algún trastorno mental, como depresión o ansiedad, no dudes en buscar ayuda.

¿Pueden ayudar los perros con la depresión y la ansiedad?

Los expertos creen que los perros pueden ofrecer cierto grado de ayuda en determinados trastornos mentales. Según un estudio de investigación, los perros (y los animales domésticos en general) pueden ayudar a lo siguiente:

  • Proporcionar consuelo sin juzgar.
  • Reducir los sentimientos de soledad.
  • Escuchar tus preocupaciones y problemas cuando te resulta difícil hablar con una persona.
  • Distraerte de emociones difíciles o dolorosas.
  • Aliviar los pensamientos malos.

Tanto si el perro detecta la depresión y la ansiedad como si no, su presencia puede marcar la diferencia. El mero hecho de tener un perro cerca puede ayudar a estimular la producción de hormonas de la felicidad y mejorar el estado de ánimo.

¿Paseando con tu perro podés calmar la ansiedad?

Los perros también necesitan mucho ejercicio y muchas personas se sienten más inclinadas a satisfacer las necesidades de sus peludos incluso cuando pierden de vista las suyas propias.

Sin duda, disfrutar del aire fresco con tu perro puede ofrecer importantes beneficios para el bienestar mental. En un estudio sobre paseadores, los que caminaban solos mostraban un estado de ansiedad menor. Los que paseaban con perros, sin embargo, experimentaron menos ansiedad, menos miedo y una frecuencia cardiaca más baja.

Aun así, es importante tener en cuenta que, aunque pasear puede ayudar a mejorar la ansiedad en algunos casos, no es lo mismo que un tratamiento profesional.

¿Cómo puede responder tu perro a los síntomas de ansiedad y depresión?

La respuesta de tu perro a los síntomas de ansiedad y depresión puede variar en función de su personalidad, sus experiencias vitales y la solidez de tu relación con él. Las señales de que tu perro te está consolando son las siguientes:

  • Intenta acercarse físicamente a vos, así que no te sorprendas si de repente aparece a tu lado.
  • Apoya una pata sobre vos o recuesta la cabeza en tu regazo.
  • Intenta animarte a jugar.

¿Y si tu perro no responde?

Si estás enojado pero tu perro parece más interesado en su juguete favorito, no te lo tomes a pecho. Este tipo de reacción es habitual y suele significar simplemente que tu perro no está sintonizado con tu estado emocional ni preparado para responder a los cambios en tus emociones.

Las pruebas sugieren que los perros con vínculos y apegos más fuertes con sus padres son los más propensos a reaccionar a los cambios emocionales.

¿Se puede transmitir la ansiedad a los perros?

En algunos casos, tu perro puede empezar a mostrar síntomas similares, como letargo y parecer triste, pero esto no significa que le hayas «contagiado» tu ansiedad.

Aunque la ansiedad no es contagiosa, los perros pueden sentirse intranquilos cuando su cuidador principal muestra signos de ansiedad. Pueden sentir que hay una amenaza en el entorno a la que su humano está respondiendo, o simplemente pueden sentirse inseguros cuando su humano no huele como suelen hacerlo.

Según un estudio de 58 parejas perro-humano, cuando los padres de las mascotas sufrían estrés y tenían niveles de cortisol más altos durante un periodo prolongado, sus perros también los tenían más altos.

Además, los perros son animales de costumbres, por lo que pueden inquietarse cuando sus rutinas empiezan a variar, sobre todo en lo que se refiere a la socialización y el ejercicio. Lo que sucede es que algunas personas con depresión pueden ser menos activas y evitar los paseos diarios o los ratos de juego, lo que puede afectar a los perros que esperan su programa habitual de actividades diarias.

Si pensás que tu cachorro muestra signos de depresión, ansiedad o estrés, deberías hablar con tu veterinario. A veces, estos cambios de humor pueden indicar un problema de salud subyacente.