Tips para gatos: dejarlos solos en casa

Sieger

Los gatos son conocidos por su independencia, lo cual es una de las razones por las que los amamos. Sin embargo, incluso los gatos más autosuficientes pueden enfrentar desafíos al quedarse solos durante mucho tiempo.

Si tenés que viajar con frecuencia, tenés un viaje largo planeado o simplemente querés tomarte unos días de descanso, estos son algunos consejos para garantizar la seguridad, felicidad y bienestar de tu felino mientras no estás.

Tips para gatos: ¿cuánto tiempo pueden estar solos?

Aunque la mayoría de los gatos pueden estar solos breves periodos de tiempo (por ejemplo, cuando estás trabajando, haciendo algún deporte o compras), las responsabilidades prácticas de cuidar a un gato se acumulan rápidamente, especialmente en lo que respecta a su caja de arena.

Por esta razón, los expertos generalmente recomiendan no dejar a los gatos solos durante más de 24 horas, además de asegurar de que tengan acceso a comida fresca y agua.

Si vas a pasar el fin de semana fuera de casa, es buena idea que un amigo o pariente se acerque para limpiar la caja de arena y darle agua y comida. Pero lo más probable es que tu gato esté bien durante la noche.

¿Qué hacer si necesitas dejar a tu gato solo durante más de 24 horas?

Si tenés planes de ausentarse por más de 24 horas, lo mejor que podés hacer por tus gatos es contratar a un cuidador (o algún conocido/familiar que esté dispuesto a pasar ese tiempo en tu casa). Lo bueno de esto es que tu gato estará acompañado por una persona a la que le podés, incluso, dejar instrucciones detalladas sobre su cuidado, lo que asegura que tu felino esté igual de feliz que como cuando estás vos.

Algunas recomendaciones para cuando te vayas son las siguientes:

Prepará al cuidador

Cuando te reúnas con el cuidador, explicale detalladamente las rutinas de alimentación y dónde encontrar la comida, las bolsitas y la caja de arena para que no se pierda nada. Si tu gato tiene una rutina complicada, también podés escribirla para que le sea más fácil al cuidador recordar todo.

Para obtener los mejores resultados, pedile al cuidador que cumpla con las tareas o actividades de tu gato en las horas en las que normalmente las harías vos, como para evitar generar incomodidades y estrés en tu gato cuando no estés. Si tu gato necesita cuidados especiales, como medicamentos, dejá una descripción detallada de las dosis; nunca dejes que la persona a cargo de su cuidado haga suposiciones.

Prepará tu hogar

Reuní los juguetes especiales, las golosinas y los cepillos en un lugar donde la persona que se encargará de tu felino pueda encontrarlos fácilmente. Dato interesante: muchos expertos recomiendan al menos 15 minutos al día de atención concentrada específicamente en tu gato. Si esto es importante para él, asegurate de comunicárselo al cuidador.

Tené un plan en caso de emergencia

Las eventualidades pueden ocurrirle a cualquiera, por lo que es crucial estar preparado. Lo más importante es asegurarte de que siempre tengan acceso a tu gato, por eso una buena idea es dejar una llave de repuesto a un amigo o vecino para que, en caso de que ocurra algo, tenga otra forma de entrar a tu casa. Del mismo modo, tené a mano los datos de tu veterinario.

Tips para gatos: ¿Cómo preparar a tu gato (y tu casa) para cuando viajes?

Nos gustaría poder llevarnos a nuestros gatos a todas partes, pero no suele ser el caso. Pero tampoco queremos que piensen que los abandonamos cuando nos vamos. Para esto, esto es lo que podés hacer para mantener a tu felino seguro y feliz mientras no estás.

Mantené a tu gato cómodo

Con suerte, si el encuentro entre tu gato y su cuidador es exitoso, tu gato estará feliz de verlo cuando llegue.

Si tenés un gato muy tímido o asustadizo, es una buena idea comprar algunos difusores de feromonas y aerosoles para ayudar a aliviar la ansiedad. Los difusores emitirán un flujo constante de aroma, mientras que los aerosoles se pueden usar en su manta o cama.

Tanto si contrataste a un cuidador como si no, verificá el pronóstico del tiempo para los días en los que no estarás en tu casa y ajustá los termostatos en consecuencia. Si se espera mucho calor, considerá la posibilidad de crear una zona «fresca» para tu gato, para ello podés mantener las persianas cerradas para garantizar un ambiente fresco.

Si se espera mucho frío, asegurate de proporcionar a tu gato un lugar cálido para acurrucarse. Además, es importante que tu felino tenga una cama acogedora donde pueda descansar. Podés ganar puntos extra colocando rascadores cerca de las ventanas para que puedan disfrutar del entretenimiento.

Por último, dejá una luz encendida en algún lugar. Los gatos pueden ver en la oscuridad, pero tener una luz encendida puede ayudar a su nivel de comodidad.

Eliminá cualquier posible peligro

Poné las plantas en un lugar seguro, por ejemplo, y asegurate de que las ventanas estén cerradas. Los «juguetes» divertidos, como las joyas, también deben guardarse bien por si en uno de esos casos a nuestro felino se le ocurre la maravillosa idea de jugar con ellas. Si tenés un gatito al que le gusta morder, desenchufá los cables de los aparatos electrónicos.

Colocá más platos de agua y comida en distintos lugares de la casa. Así, si uno se cae, habrá otro de reserva.

¿No puedo dejar a mi gato en una guardería?

Aunque existen las guarderías y hoteles para gatos, muchos de los cuales están muy bien preparados para recibirlos, si es posible, lo mejor es dejar a tu gato en casa, ya que se sentirá más cómodo, rodeado de olores, objetos y sonidos familiares que asocia con vos.

Sin embargo, muchas veces esto no es posible y para ello nos salvan los hoteles o guarderías. Estos lugares son ideales para dejar a los felinos cuando no encontramos a nadie que los pueda cuidar en nuestras casa. Un hotel para gatos muy recomendado es Mishmosos, que se ubica en Rosario.